Publicación de Enero 2016

Enero 2016
View complete issue as a PDF»

Una nueva TV de alta resolución promete una mejor imagen (con ciertas advertencias)

La producción televisiva en resolución 4K está ahora de moda en las productoras, aún si los broadcasters y los operadores de cable tienden a ignorarlo. El 4K hace referencia a una resolución horizontal de más de 4000 pixels (el pixel es el elemento más pequeño en una visualización) y es levemente diferente de la Televisión de Ultra Alta Definición, que posee una resolución horizontal de 3840 pixels.
En comparación, el 4K tiene cuatro veces más de resolución que la tradicional TV de alta definición (HDTV), medida en 1080 p de dimensión vertical ("p" refiere a un escaneo progresivo). Mientras que la denominación HDTV de 1080 de resolución está relacionada con la altura de la pantalla de TV, 4K refiere al ancho de la imagen. Si se comparase el 4K con la HDTV, entonces 4K sería el equivalente a 2160 p. Por otro lado, 8K posee una resolución horizontal de 8000 pixels. Pero, dejemos de lado las "tecnicidades". Continuemos con algunas "practicidades" más interesantes. Los problemas del "Quand" (o cuadrángulo en lenguaje común) del 4K son:

  • Poca disponibilidad de programas 4K.
  • Cuestionamiento a la distancia óptima de visión a equipos 4K.
  • Reticencia de broadcasters y cable operadores a transmitir en 4K.
  • La emergencia de tecnología mejorada de 4K.

Ahora, estos problemas no son tan severos como el desvanecimiento de la moda tecnológica del 3D, pero preocupan a la industria de la TV internacional. Si bien las cámaras de 4K existen desde 2003 y algunas emisiones de TV en 4K comenzaron en 2014, las productoras con un ojo en el futuro recién comenzaron a producir series de TV en 4K  en 2013, pero teniendo que bajar la resolución a HDTV para ventas domésticas e internacionales. Sin embargo, la actual producción de 4K en USA (que deviene de los mercados de TV internacionales) está confinada a HBO, Netflix, Amazón, UltraFlix y YouTube, con una cantidad sumamente limitada de programas disponibles.
Además, Philip Laven, Presidente del proyecto DVB (Digital Video Broadcasting) de la EBU (European Broadcasting Union), escribió en la edición de Asia-Pacific Broadcasting de abril 2015, que los generadores de contenidos no deben apresurarse a producir en un 4K "básico", si no aguardar a un 4K "mejorado".  De lo contrario, en el futuro, deberán invertir en convertir sus materiales al 4K mejorado.
Está aceptado que en una pantalla de televisión, el 4K ofrece una llamativa profundidad de campo, dando la impresión que los espectadores están viendo un programa en 3D sin usar los anteojos especiales. Sin embargo, en una pantalla de TV de 40 pulgadas, el mayor beneficio que obtienen los espectadores se recibe al estar a una distancia justa de 0.762 metros, mientras que el beneficio del HDTV para la misma pantalla se manifiesta a 1.524 metros. Esto significa que a una distancia de 1.5 metros, los espectadores no perciben ninguna diferencia entre el 4K y el HDTV. Básicamente, la distancia óptima para ver HDTV es 3H (siendo H la altura vertical de la pantalla), mientras que para el 4K es de 1.5H. Próximamente llegará auxilio para el 4K con una técnica llamada HDR (High Dinamique Range), que combina tres imágenes: una con iluminación normal, una con subexposición y otra con  sobrexposición, para dar mayor contraste a la imagen.
Sin embargo, más allá de las compañías de producción y los proveedores de video como Netflix y Amazón, hay muy poco entusiasmo por el 4K. Incluso el Comité Olímpico Internacional (IOC) no tiene planes de cubrir la olimpíadas veraniegas de Río de Janeiro de 2016 en 4K. El IOC recibe señales de sus más grandes clientes, siendo que la mayoría no tiene intenciones de transmitir en 4K, aunque tecnológicamente el servicio 4K es factible.
El problema es que el 4K requiere de un mayor ancho de banda que el HDTV. Operadores múltiples de cable  y de TV satelital son reticentes a darles a los broadcasters espacio extra en sus sistemas de satélite y de cable para sus canales Mux (Multiplex), ciertamente, por lo general los broadcasters deben elegir entre un canal HDTV o dos canales digitales extras, y apenas toleran los canales HDTV de las Networks de TV por cable. Además, las Networks de broadcast y TV por cable no se suben al tren del 4K para evitar poner en peligro las retransmisiones y los ingresos que generan.

SIDEBAR

El valor de filmar en 4K

Por Ricardo Medina

Hace un año, cuando decidimos comprar cinco cámaras 4K para filmar uno de nuestros documentales en Ultra Alta Definición (UHD), la mayor parte de nuestro equipo (con base en España) tenía muchas dudas acerca de si hacerlo o no. Hoy, todos en nuestra compañía están de acuerdo que fue la decisión correcta — una decisión visionaria y riesgosa, pero de todas manera la correcta. 
En menos de un año, luego de cientos de horas de trabajo, hemos producido 26 horas de contenido 4K listo para ser emitido. Hoy en día tenemos un pequeño, pero espléndido catálogo 4K que será un activo valioso en los próximos años, aún cuando muchos países se encuentran todavía a años luz de comenzar a transmitir en UHD. Tenemos la visión de que esta experiencia nos permitirá posicionarnos como socios de valor en el desarrollo de proyectos de coproducciones internacionales, algo en lo que estamos sumamente interesados.
De acuerdo a nuestra experiencia, los broadcasters públicos de España, si bien no emiten en UHD, se están asegurando derechos de emisión en este formato para el futuro. Nadie puede predecir con exactitud cuándo tendrán lugar las emisiones en UHD en Europa o en USA, pero para la TV paga la situación es muy diferente.
Empresas manufactureras asiáticas están inundando el mercado con equipos de TV 4K más accesibles y los consumidores están respondiendo. Como con el HD, los consumidores demandarán mayor calidad del contenido. La nueva fuerza que avanzará el "tren 4K" no serán los Juegos Olímpicos, (pero serán) sin duda las ligas de fútbol y la Liga de Campeones. Estas ligas poseen millones de seguidores de todos los países dispuestos a pagar por ver partidos de Manchester United, Barcelona, Real Madrid y Bayern Munich para mencionar sólo a algunos de ellos. Es el fútbol y su frenético calendario lo que dará el impulso al 4K.
En un futuro no muy distante tendremos la posibilidad de disfrutar programas en 4K en nuestros hogares por medio de la TV paga. Cómo se recibirán de manera concreta estos programas (por cable, satélite, Internet, Smartphones o tablets, etc.) es sólo una cuestión de tiempo.
En el MIP-TV 2015, un alto ejecutivo de una broadcaster líder en Europa admitió su decepción reconociendo que millones de horas de programación  prime time producidas en formato analógico (y recientemente en SD) no poseen ahora valor alguno en los mercados internacionales. Ni un solo broadcaster o plataforma ha demostrado interés. Desafortunadamente, lo que alguna vez fue considerado una mina de oro se ha convertido en material con valor cero.

«back